Prevención

En Colombia, desde la mitad del siglo pasado hasta épocas actuales, hemos vivido en guerra. Violencia que ha pululado en nuestras generaciones de forma consciente o inconscientemente. Generando dentro de lo social, cultural, político, lo relacional y hasta en lo emocional: patrones, maneras de organizarnos, comportamientos,  lenguajes. Si bien encontrarse individualmente dentro de estas estructuras patriarcales que indican una forma específica de comportamiento, es la tarea de hoy como mujeres que construyen las familias y por ende las sociedades de los años venideras. En paralelo el maltrato propio y hacia el otro está normalizado, en la mayoría de las situaciones no lo vemos, en caso de notarlo y poder señalar dichos comportamientos, sin que la respuesta sea aún más violenta y agresiva, es una labor de concientización y de mirada interior. Reaccionar sin violencia, este es el primer eslabón de la vida línea de trabajo: prevención. RESPONDER CON AMOR AL MALTRATO. La familia como base de la sociedad, la gestora, promotora y creadora de seres humanos autónomos, independientes, fuertes trabajadores. Mucha veces falla, el hecho de expresarlo no es para juzgarlo como bueno o malo, ni para victimizarse o criticar el trabajo de los padres. Todos tenemos deficiencias, inconsistencias, errores. Poder

Indicarlos, escarbar, trabajar, nombrar esos vacíos individuales. Es el segundo eslabón del trabajo de prevención y reflexión sobre el maltrato y la violencia. Tener la capacidad de verse objetivamente, de tener una autoimagen coherente y verás, es un trabajo diario. 

 

Propio. Difícil. Conocerse, estudiarse, mirar esos vacíos, patrones de comportamientos que nos llevan a actuar de maneras específicas poder identificarlos y re- patronarlos también es una tarea de todos los días. Este es el tercer eslabón de la línea prevención.

Ahora bien, ¿Cómo poner en funcionamiento, en acción éstas tres grandes ideas que constituyen nuestra línea de prevención? Tejiendo los conocimientos de nuestros dos psicólogos y nuestras dos artistas escénicas se han creado cuatro talleres, teóricos prácticos. Dirigidos a adolescentes y niñas en formación. La meta principal es sembrar ideas sobre la autoimagen, las vacíos que generan dependencias y la respuesta amorosa a la violencia.

El poder de lo femenino

Programa de 4 talleres – Duración: 2 horas cada uno.

  • Creemos que es de vital importancia potenciar metodologías propositivas, a través de las cuales posibilitemos espacios para la reflexión y la toma conciencia, creando un proceso de empoderamiento individual y grupal, a través del reconocimiento de la experiencia y voz propia.
  • Es específicamente necesario trabajar con grupos de mujeres, para dotarse de voz y de visibilidad, a través de procesos de toma de conciencia y de construcción colectiva, empoderándose individual, grupal y socialmente, visibilizándose como agentes de cambio, crear lugares de visibilización de su experiencia, voz, necesidades, propuestas y deseos. 

  • Nuestro objetivo es educar, informar, sensibilizar y dotar de habilidades creativas y participativas en las mujeres, nutriendo su capacidad para crear, para reconocer el poder que llevamos dentro y potenciar lo activas que podemos ser.

  • Cada taller posibilita la creación de un producto de sensibilización, que trasciende el taller e impacta en el resto de la sociedad.

talleres1

Temática

Taller 1

  • Buen trato/que es y prevención de violencia de género.

  • Igualdad 

  • Corresponsabilidad

Taller II

  • Mitos del amor romántico 

  • Coescucha

  • Habilidades Sociales 

Taller III

  • Educación emocional y afectiva.

  • Diversidad afectiva/sexual 

Taller IV – Tejiendo arte, ley y feminidad

  • Ley 1257